Dazed & Confused

¡Buenos dias lectores! Despues de dos semanas sin actualizar vuelvo a la carga. Hoy traigo una entrada un poco inusual… Todo empezó cuando me enteré de que Judas Priest venian en agosto a Barcelona. Hasta ahí era un conciertazo pero cuando me entere de que se traerian a Motörhead y a Saxon con ellos solté sin pensarlo un instante: “¡Si gano el consurso literario del insti voy al jodido concierto!”

En fin, que acabé participando con un pequeño relato de humor negro titulado Dazed & Confused (Aturdido y confundido). La semana pasada me hicé con el premio y leyeron mi obra en la sala de actos…¡pero se dejaron una pagina! Con esto y por otras razones he decidí hacer pública la obra. Así que, sin más dilacion, os dejo con el relato original y completo:

Aturdido y confundido. El verde descolorido del bosque se mete por mis retinas, mientras intento asimilar la grotesca imagen que se halla ante mí. Dibujad un círculo en una hoja de papel. En un extremo de la circunferencia está mi coche, en el otro la gasolinera. Pintadlo de verde, añadid un punto en el centro y me tendréis a mí: un imbécil embobado frente a un cadáver, en medio de la jodida selva tropical.

¿Qué diablos hago yo aquí? Quiero decir, ¿qué lleva a un tío de treinta y pocos años a vagar con su modesto coche, escaso de gasolina, a través de ninguna parte? Miro al cadáver buscando una respuesta coherente en sus ojos. Su ojo izquierdo me devuelve una mirada pesimista. El derecho, casi salido de su órbita, me mira fijamente, sin expresión. El bidón de gasolina vacío se escapa entre mis dedos mientras vomito un grito desesperado.

Centrémonos: estoy en medio del bosque frente a un cadáver sin pantalones. La cabeza del desafortunado esta bollada  por el lado derecho. El martillo ensangrentado al lado del cuerpo sonríe maliciosamente, como si hubiera tenido algo que ver. Su ojo derecho ha decidido salir a tomar el aire, pero ha quedado bastante empapado por el rojo manantial que nace justo encima, y se desvanece en la camisa de cuadros. A simple vista parece el martillazo craneal estándar. Lo que me intriga son los pantalones… ¿Se han llevado los pantalones y el martillo no? Raro, sin duda, aunque no estaba dispuesto a girar el cuerpo para ver si la cabeza no era el único sitio donde tenía cicatrices.

Su aspecto es difícil de definir: se parece a John Fogerty, pero sin afeitar. El rostro es bastante peculiar: el tipo de cara que pones cuando te abren la cabeza mientras te sodomizan. ¡Por el amor de Dios!, ¿qué clase de ente viola y asesina a un pobre leñador y se lleva los pantalones de recuerdo? Hay mucho salvaje en este mundo…

Bueno; soluciones: Mi móvil ha decidido esperar en el coche a la gasolina, pero está a cuarenta minutos a pie. Vuelvo a mirar a mi colega. Como si tuviera algo que añadir… ¡Un momento! En el bolsillo de la camisa… ese pequeño bulto, ¿será un móvil? Tranquilo Dante, respira hondo. Es sencillo: Acércate, estira el brazo… un poco más… ¡Lo tengo!

Vamos, vamos… ¡Bien, tiene batería! Me han quedado los dedos empapados. La sangre real no es como en las películas: roja y brillante. Tiene un tono más oscuro y es pegajosa, la sangre auténtica acojona de verdad. Vale, 911, empieza la fiesta:

“¿Seeeh?”

“Emmm… Buenos días, ¿es la policía? Verá: Mientras paseaba por el bosque, me quedé sin gasolina y…”

“¿Y?”

“El caso es que estoy frente a un cadáver en este mismo momento”

“Bien, ¿dónde se encuentra?”

“Pues en el bosque… ¡Exactamente no lo sé! Ya le dije que me quedé sin gaso…”

“Vale, vamos para allá”

¿Vamos para allá? ¡Estos imbéciles no encontrarían ni a una puta en Bagdad! ¡Maldita sea, habrá que esperar!

[…]

Una hora después, un coche se hace visible; el motor descansa, la puerta se abre y aparece un policía gordo con bigote. Su rostro es un cóctel de asco, miedo y sorpresa .

“¡Por fin…! Bueno, aquí está el cuerpo. Seguramente usaron el martillo para cargárselo; lo que me extraña son los…”

Pantalones. Esa es la palabra que quedó degollada bruscamente por el frío clack de las esposas, cerrándose en mis muñecas. Aturdido y confundido miro a mi alrededor: un cadáver sin pantalones, un martillo ensangrentado y yo, con unas manos “deliciosas”. Dante, ¡feliz Navidad!

David González López (MrYeeepa)

Me gustaria añadir que despues de un largo y tortuoso proceso judicial Dante sale impune del caso por falta de pruebas.

Finalmente, deciros que pronto volveré con los analisis (tengo unos cuantos planeados que os van a encantar…) ¡Hasta otra!

Anuncios

Una respuesta a “Dazed & Confused

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s