“Feed your head, feed your head!” – Sucker Punch

Hacia tiempo que tenia en mente la reseña de esta película. La verdad es que al final no la ví en el cine, así que en cuanto me pude hacer con ella la ví al instante. Había oído de todo sobre el film, algunos decían que Zack Snyder decepciona y otros que la película era la ostia con katanas, pistolas y lencería. Hace un par de días tuve ocasión de comprobarlo por mi mismo, aqui tenéis mis impresiones…

Sucker Punch nos cuenta la historia de Baby Doll: una enferma mental destinada al maravilloso arte de la lobotomización por matar a su hermana pequeña  al morir su madre e intentar hacer lo mismo con su padre. Todo esto se nos muestra en una feliz secuencia musical, una especie de mezcla entre videoclip y slow-motion, hasta que Baby Doll llega al manicomio.

Allí Baby Doll se juntara con un grupo de dementes buenorras para intentar escapar antes de que llegue el día de la lobotomía. Estas enfermas criaturas no son otras que las que podéis ver en el poster: unas hermanas rubias, Rocket y Sweet Pea, una asiática que se llama Amber y Vanessa Hudgens, la de High Scool Musical.

¡¡¡YO NO ESTOY LOCAAA!!!

Esa es la fina y frágil linea argumental en la que se sostiene la película, que consiste en las diferentes delirios de las “pacientes” al intentar escapar. La cuestión es, ¿mola o no mola? Para tener sumarais gigantes, zombies nazis, orcos, dragones, robots y tías buenas en lenceria: NO, no mola. Este es un resumen esquemático de lo que es la película:

  • Slow Motion
  • Tias buenas con armas
  • Más Slow Motion
  • Secuencias de acción irreales super digitalizadas
  • S  l  o  w    M  o  t  i  o  n
  • Versiones discotequeras de clásicos del rock
  • SLOW MOTION

El primero de los delirios de Baby Doll ya usa la misma cantidad de slow-motion que la trilogía Matrix entera. En esta secuencia, ambientada en el Japón feudal, Baby Doll lucha contra un samurai gigante con la máscara de violar de los drugos de la Naranja Mecánica y contra otro que lleva un lanza-cohetes y una amtralladora gatling (¿?) Todo esto con música, ¡Es que la película entera parece un jodido musical de ostias a cámara lenta!

Sloooooooooooooooooooooooooow Moooooooooooooooooooooooooooooooooo-

En en la segunda imaginación de nuestra esquizofrénica favorita, el escuadrón de dementes buenorras se tiene que enfrentar, ni más ni menos, a un ejercito de zombies nazis. Pero no de los que molan, los de Sucker Punch llevan mascaras de gas y no sangran, solo sacan vapor. Todo esto a ritmo de White Rabitt. Bueno, más bien a ritmo de… ¡Una versión cutre y pachangera del temazo de Jefferson Airplane! ¡¡¡Encima ponen a un robot con una cara de conejo pintada en la panza masacrando nazis por ahí!!!

En el tercer nivel se tienen que cargar a un dragón, aunque parece que el enemigo sea Iggy Pop y los Stogges porque lo único que hacen es destrozar el mítico Search & Destroy. 

Después sobrevivir a la peli (con severas lesiones cerebrales) decidí echarle un vistazo a la banda sonora de la peli y me encontré que el 80% eran versiones, y que el 40% los canta una tal Emily Browning. Y es que Emily es, ni más ni menos, la actriz que interpreta a Baby Doll, la prota de la peli.

Emily Browning ganandose el papel mediante su innegable talento

Lo peor es que en el trailer te ponen música de Led Zeppelin. ¡Del Led Zeppelin IV, ni más ni menos! Al acabar de ver la película me sentí sucio, violado, me habían quitado mi inocencia…

El ultimo de los delirios es el más “molón” de todos. Tienen que atravesar un tren entero lleno de robots asesinos hasta llegar a la locomotora para desactivar la bomba antes de que llegue a la ciudad. Esta escena es, posiblemente, la que más usa el slow-motion de la historia del cine.

¡Que agonía de escena! ¡He sufrido menos viendo vídeos de tailandeses despellejando animales vivos!. Al final de esta Odisea híbrida de slow- motion y videoclip, Snyder nos da la única alegría de la película, el momento más esperado por el sufrido espectador: la lobotomía. En ese momento crucial, el espectador puede duplicar su fuerza, después de dos horas de sufrimiento, para exclamar en su último aliento: ¡Muere, maldita, muere!

Conclusión

Zack Snyder decepciona en su primera historia original. Lo raro es que aquí no esta el problema, la historia es lo suficientemente demente como para molar. Sé que el director tiene talento: ya lo ha demostrado y alguna escena de Sucker Punch esta muy bien conseguida. El problema es el excesivo, excesivo, excesivo uso del slow-motion y la pinta de videoclip que presentan la gran mayoría de escenas. La escena que he colgado del tren hubiera sido la polla si no se hubieran pasado tanto con la cámara lenta.

En resumen: pelicula aceptable, pero increíblemente desaprovechada. La historia de como un cóctel de zombies nazis, samurais, dragones, robots, y tías buenas puede dejar mal sabor de boca. ¡Hasta otra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s