“Finish Him!” – Mortal Kombat 3

Hoy vamos a diseccionar uno de los juegos de lucha más cutres de la historia, que curiosamente es también de los más conocidos. Mortal Kombat es un juego de esos que salen cada dos o tres años: satánico, violento y que incita al suicidio y al asesinato masivo. Es un juego de esos que les gustan tanto a las asociaciones de padres y que prohíben en Australia, en Alemania y en California. Se podría decir que fue un boom en su época, pero la verdad es que ha envejecido bastante mal…

Para los que no lo conozcáis, la mecánica es sencilla: juego de mamporros hasta dejar grogui a tu oponente. Entonces una voz potente y viril dice: Finish Him! En ese momento tienes que apretar una combinación super-chunga de botones en 5 décimas de segundo para que tu luchador mate al otro de forma espectacular. Con este esquema lo entenderéis mejor:

Finish Him! 

(Apretar combinacion super-chunga de botones)

FATALITY!

a

¿Y por que la tercera entrega? os estaréis preguntando… Es que después de las dos primeras partes, con luchadores decentes y Fatalities secos y realistas, a los creadores se les fue la olla y metieron algunos de los personajes más bizarros que os podáis imaginar. Ademas, la tercera parte fue a la que jugué yo cuando era pequeño y os puedo asegurar que es la ultima entrega que vale realmente la pena…

– Los personajes

Mortal Kombat 3 acogió a todos los personajes de las anteriores entregas y ademas añadió un buen puñado de los más grotescos monstruos sacados de películas turcas de serie B luchadores. Entre los nuevos fichajes se incluyeron robots rastafaris, guardias urbanos, a un tio con mascara con la piel quemada, un cherokee alienígena… ¡y a Lady Gaga! (¿?)

Pero sin duda el fichaje más original es una especie de ogra con cuatro brazos, clavadita a mi profe de Educación Física de cuarto.

(Leer con voz áspera) "¡A FER VOLTES A LA PISTA!"

– Los efectos especiales

Los efectos especiales de esta tercera entrega hablan por si solos: ¡la sangre mola y cuanta más, mejor! Cada golpe que dabas al oponente equivalía a pisar un sobre de ketchup de esos de los restaurantes de comida rápida…

Substitución hiper-realista de un luchador por un bote de ketchup

Pero lo más inquietante era la estructura interna de los luchadores. Cuando, de alguna manera, los reventabas (por decirlo sutilmente) salían tres cráneos, dos cajas torácicas, doce tibias, siete esternones, etc… 

Basándome en mi extensa experiencia en el juego decidí hacer un estudio anatómico sobre los luchadores de Mortal Kombat. Me llevo semanas descubrir su estructura interna, pero al final lo conseguí:

-Los jefes

Pasarse Mortal Kombat 3 no era tarea fácil. vienen a mi mente recuerdos de largas tardes con bocatas de Nocilla y mandos sudados y resbaladizos… Después de cargarte a medio plantel de luchadores aparecía un centauro/minotauro robot que seguro que ha dado or culo a toda una generación de jugadores…

Pero este era solo el sub-jefe, ya que luego nos esperaba Shao Kahn, el emperador del mundo exterior. Armado con un martillo de piedra gigante y dopado con esteroides, el terrible jefe final es uno de los retos más difíciles que me he encontrado jugando a un videojuego. Este es el momento más feliz de todo aquel que haya jugado a Mortal Kombat 3:

-Los Fatalities

La piedra angular de todo Mortal Kombat que se precie. En esta tercera entrega los fatalities realistas de las anteriores se substituyeron por el gore más grotesco y sin sentido. Os dejo con el de Mileena:

Pero el Fatality que marco toda una generación es el de Smoke, uno de los robots rastafaris, que destruía nada mas y nada menos que el planeta Tierra enterito:

Y contando que cada luchador tiene un par de ellos tenemos una de las listas de bizarradas gore más extensas de la historia... ¡BRUTAL!

Conclusión

Mortal Kombat 3 fue, ademas de la entrega mas grotesca de la saga, la ultima en presentar un buen juego de lucha a la altura de los dos primeros. Seguro que, como a mí, ha marcado a un montón de jugadores que siguen diciendo Fatality! cuando alguien se tropieza por la calle. Cutre, sí. Molón, también. Sin duda es mi entrega favorita de la saga que lleno muchísimas de mis tardes hace un montón de años…

Ahora tenemos Mortal Kombat para PS3 y Xbox y he de reconocer que es todo un JUEGAZO que revive la esencia de las tres primeras partes. Pero quien haya conseguido hacer un solo Fatality en una de esas primeras partes sabe que no es lo mismo que poner la pausa, mirar la combinación y hacerla con un margen enorme de tiempo…

¡Hasta otra!

Anuncios

“Hail to the King, baby!” – Duke Nukem Forever

En efecto, el Rey ha vuelto. En concreto lleva repartiendo guantazos desde el 10 de junio. La critica no lo ha tratado del todo bien, pero yo no podía faltar a mi cita con uno de los personajes más carismáticos de los videojuegos… ¡Y menos cuando la cita lleva concertada desde hace 14 *#$%& años! Así que aquí tenéis mi impresión personal del juego más esperado de la historia…

Muchas portadas para elegir, pero me ha echo gracia esta...

Antes de empezar recapitulemos un poco: 1996, Los Ángeles, los alienigenas están invadiendo la tierra. Hay un hombre bastante musculoso, con municion y botes de esteroides en el cinturón, en una azotea. Lleva una pistola. Un avion se estrella cerca del edificio. El hombre exclama:

Damn, those alien bastards are gonna pay for shooting up my ride.

Dentro de una semana Los Ángeles estaban destrozados y todos los aliens, llorando en sus casas, llevaban una marca de una gran bota en sus traseros. 12 años después, en Las Vegas, es cuando DNF empieza.

Duke es un tipo famoso después de haber evitado la invasión 12 años atrás y es entonces cuando los aliens vuelven a la Tierra clamando venganza. Duke lo considera una buena excusa para volver a la acción, así que pilla los esteroides, la escopeta, se ata las botas y se pone manos a la obra.

La primera hora de juego es un constante homenaje al personaje: humor negro a raudales, frases de tío duro, referencias a la cultura popular (de estas hablaremos más tarde)… Después de un par de niveles la única manera de sobrevivir es dar ostias como panes a todo bicho viviente. No obstante, la dificultad es uno de los puntos fuertes del juego. En modo Let’s Rock! (medio) os va a costar cargaros a los aliens hasta mandar a tomar por culo al emperador cicloide. Más o menos unas 16 horas.

Duke saludando a los alienígenas

Gráficamente no es una maravilla, pero teniendo en cuenta el tortuoso desarrollo del juego, la verdad es que no esta nada mal… Lo lamentareis cuando llegáis al club de striptease y os  con dientes de sierra en las tetas de las bailarinas

Hablando del sonido, el juego nos llega doblado al castellano. Cambiad la configuarción de la consola: el juego pasa de Direct-DvD a super-producción de cine.

¿Y porque es tan grande este juego? os estaréis preguntando. Tranquilos, que to os lo explicare:

  • Humor negro por un tubo
  • Gore cutre (Pero cutre, cutre, cutre…)
  • El personaje: machista, masculino, chulillo… El puto amo, el macho alfa, el clásico héroe de los 90.
  • Gran interacción con el entorno (Mea, juega al pinball, bebe birra y mete ratas en el microondas)
  • Referencias a películas como Origen, El Resplandor, TOY Story…
  • Referencias a películas cutres o de culto como La Princesa Prometida, Posesion Infernal, Abierto hasta el amanecer, Predator
  • Referencias a videojuegos de la talla de Halo, Dead Space, Donkey Kong, Portal, Half-Life
  • Burlas a videojuegos cutres como Call of Duty (Muahahaha!!!)
  • Y lo más importante: BOOBS, BOOBS EVERYWHERE

El juego es divertido de jugar, dura bastante y tiene mucha variedad, tanto de escenarios como de situaciones. Las armas: no falta ni una de las clasicas, más algún nuevo fichaje. Si alguna pega tiene el juego es el echo de poder llevar solo dos armas y la barra de vida, que ahora es como un escudo. Sin contar esas dos es un autentico shooter old-school.  

Personalmente, me gustaria darle las gracias a GearBox por recojer todos los pedacitos de este gran juego y hacer posible el echo de sacarlo a la venta. Para la gente que critica sin saber: GearBox no ha echo el juego, de echo, sin ellos no existiría Duke Nukem Forever. Definitivamente: ¡el Rey ha vuelto!

Conclusión

“Mira detrás de ti… ¡Un mono de tres cabezas” – The Secret Of Monkey Island

The Secret Of  Monkey Island, un juego mítico que muchos llevan en el corazón… Haíba oído hablar de el, pero nunca había tenido ocasión de jugar a esta obra maestra. Tal vez fuera porque cuando salio yo no era más que un humilde espermatozoide.

Pero hace unos meses tuve ocasión de jugar a esta obra maestra. Una amiga y yo estábamos discutiendo sobre cual era el mejor juego de LucasArts. Yo, fiel a uno de mis juegos favoritos, defendía al mítico Caballeros de la Antigua República. Pero al final me convenció y aprovechando la nueva Edición Especial del juego me dije: ¿Por que no?

Era por allá los noventa, la época dorada de las aventuras gráficas, cuando salio The Secret Of Monkey Island. El juego narraba la historia de un joven llamado Guybrush Threepwood que quería convertirse en pirata. Y así, con esta sencilla premisa, empezaba uno de los mejores videojuegos de la historia…

El sistema de juego es sencillo: tienes una lista de acciones, cada una asignada a una tecla. Con el ratón decidimos donde aplicar cada uno de los verbos disponibles. También contamos con un inventario donde guardar los objetos que vamos recogiendo.

Los puzzles son realmente difíciles. Posiblemente, si hubiera jugado a la aventura clásica no la hubiera superado sin ayuda de guías. Eso si, la Edición Especial trae un sistema de pistas que, sin destriparte todo, ayudará bastante a los jugadores novatos.

Gráficamente la Edición Especial mejora mucho los gráficos pixelados del juego que siguen siendo correctos a pesar de tener 20 añitos.

Pero no perdamos más tiempo, porque lo que de verdad importa en Monkey Island no son, ni mucho menos, los gráficos. Sin duda el corazón del juego es el guión y los personajes. Guybrush es uno de los protagonistas más carismáticos de los videojuegos y el resto de personajes no se quedan atrás: la Gobernadora Marley, el simpático Meat Hook y su tatuaje, el malvado LeChuck,  los caníbales, etc…

El juego desprende un humor inteligente y bastante adulto con el que no dejareis de reír. Los diálogos son maravillosos, a destacar los ya míticos duelos de insultos, y la historia repleta de momentos geniales como el baile de los esqueletos:

Conclusión

Uno de los mejores videojuegos de la historia y, sin lugar a dudas, la mejor aventura gráfica de todas. Ningún otro titulo ha conseguido una historia y personajes tan divertidos y entrañables como en Monkey Island. El final de la segunda parte (que también cuenta con un remake) es IMPAGABLE. Los diálogos lo mejor, no dejan muchas citas míticas de las que pocos juegos, y incluso películas, pueden presumir. Seguramente es la más famosa de las muchas aventuras gráficas de los 90 pero todas ellas son obras maestras de las que no hay hoy en día. Una lastima que ya no se sigan haciendo juego así… ¡Ah, y también sale un mono con tres cabezas!

“Es un puto gusano gigante… ¡Están hundiendo ciudades con un puto gusano gigante!” – Gears Of War

Aquí tenéis mi primer análisis de un juego. El titulo del que os hablare es uno de los exclusivos de Xbox 360 y la verdad es que uno de los mejores. Hará una semana adquirí la segunda parte y ya estoy ansioso a la ultima entrega de la trilogía para 2011. Con ustedes, Gears Of War…

Gears Of War es un juego de acción en tercera persona (Vamos, que ves al tío entero en la pantalla) Encarnaremos al soldado Marcus Fénix, un soldado de la CGO. Los humanos mantienen una encarnizada batalla con una especie alienigena, los Locust, y, como buen homo sapiens, Marcus deberá ayudar a su especie.

Por su parte, los Locust no solo cuentan con los soldados normales (que son como humanos pero en feo y con escamas) sino que tienen también arañas, pájaros, pulpos, gusanos… Todos ellos gigantes y “locustizados” para la ocasión…

Pero el mejor de todos es el Boomer. Si el Boomer de Left 4 Dead ya era una proeza en el diseño de enemigos el de GoW no se queda atrás…

¡BOOM!

Básicamente son como los soldados normales pero más grandes, gordos y feos… Y con un “jugetito” bastante más potente. ¡Lo mejor es que dicen ¡BOOM! cuando disparan! Y encima hay diferentes versiones de ellos: lanzallamas, con escudo, ect… Incluso hay una versión que son carniceros ¡Y en vez de BOOM dicen HAMBREEE! Jajajaja

Marcus es mucho tío pero a el se le unirán Dom, Braid y Cole a ayudarle a cargarse a todo Locust viviente. El argumento cumple, aunque es bastante americano: explosiones, tiros y slow motion. En el primero quedaba bastante concluido, aunque dejaban varias preguntas por responder, y en el segundo solo lían la trama y no resuelven nada. Haber como lo concluyen con el tercero… Personalmente me impacto mucho la escena en que Dom se rencuentra con su mujer. Hacia tiempo que una escena de una película o juego me sacaba un escalofrío…

Gráficamente el juego es espectacular. A mi me encanta la estética de la sangre ¡Le da sentido a la expresión “un juego lleno de ketchup”! Y el diseño de los personajes es bastante “michelín“, no se si me entendéis…

La jugabilidad es muy buena. El control es sencillo y el sistema de cobertura es uno de los más cómodos que he probado en un videojuego. Lo mejor es que el arma típica de los humanos es una especie de ametralladora ¡con motosierra incorporada! Nada más que decir….

Como habéis visto en este educativo video, el multijugador es realmente adictivo. Quizá algunos lo consideren raro, más que eso es diferente. Veréis, es que en vez del clásico Deathmatch va por rondas, pero no es en absoluto un defecto en esta obra maestra.

Y el sonido, que he dejado para el final, es de lo mejorcito. Doblaje al español de lujo y las frases que sueltan los protagonistas son verdaderas joyas de la literatura universal. Podéis consultarlas aquí. Quiza la unica pega es que las voces suenan un poco flojas comparadas con la música y los efectos, pero no es nada que no se solucione revisando en Opciones.

Conclusión

En general es una verdadera joya. Si tienes una Xbox DEBES tener este juegazo. Gráficos increíbles, jugabilidad muy cómoda y es imposible no partirse de risa con las frases que sueltan nuestros héroes. Si le echamos un poco de ketchup a la mezcla nos sale esta obra maestra: Gears of War